La Salvación según la Teología Paulina, y según el Tanak

Nota: las citas de las escrituras son versión del autor, excepto aclaración de otra.
Las expresiones entre paréntesis en éstas son comentarios del autor del presente.

Las citas del Tanak van en azul, el resto de las citas van en verde.


Sinopsis

La salvación según el Cristianismo depende de la fe puesta (creer) en aquel que es el único que pudo hacer la justicia (cumplir la Torah), para luego quedar desligados de obedecer dicha Instrucción, o bien ya no estar sujetos a sus maldiciones por no cumplirla. Para la revelación del Tanak (mal llamado Antiguo/Viejo Testamento) la salvación es diferente (aún en el concepto de tal cosa, y qué implica): Disponerse a hacer la justicia de YIHWEH uno mismo, y mantenerse en Sus caminos. Para ello, la Teología Paulina toma el texto del profeta donde dice: "El justo por la emunah/fidelidad vivirá" (Hab. 2:4), usando el concepto griego de "pistis", o sea fe: "... por la fe vivirá". La palabra hebrea emunah precisamente apunta a una actitud de ejecución de obras de justicia, tal como declara la Torah: "haciendo estas cosas (la Torah), vivirá por ellas"; e inclusive el mismo profeta: "Por la justicia que hizo, vivirá" (Ez. 18:22). El Cristianismo desliga así las obras de la Torah que siguen al acto de creer, y agrega que dicho acto de creer involucra a un hombre [divino] ejecutado en un madero como muerte vicaria por la humanidad. El Tanak es enfático en que nadie puede morir por nuestros pecados; sino que la vida viene por el arrepentimiento y la obediencia subsecuente.

Perspectiva según el Tanak

Dt. 30:1-3 - "Sucederá que cuando hubieren venido sobre ti todas estas cosas, la bendición y la maldición que he puesto delante de ti, y te arrepintieres en medio de todas las naciones adonde te hubiere arrojado YIHWEH tu Elohim, y te convirtieres a YIHWEH tu Elohim, y obedecieres a Su voz conforme a todo lo que yo te mando hoy, tú y tus hijos, con todo tu corazón y con toda tu alma, entonces YIHWEH hará volver a tus cautivos, y tendrá misericordia de ti, y volverá a recogerte de entre todos los pueblos adonde te hubiere esparcido YIHWEH tu Elohim."

...24:16 - "Los padres no morirán por los hijos, ni los hijos por los padres; cada uno morirá por su pecado."

...11:26-28 - “He aquí Yo pongo hoy delante de vosotros la bendición y la maldición: la bendición, si oyereis los mandamientos de YIHWEH vuestro Elohim, que Yo os prescribo hoy, y la maldición, si no oyereis los mandamientos de YIHWEH vuestro Elohim, y os apartareis del camino que Yo os ordeno hoy, para ir en pos de otros elohim que no habéis conocido.”

Yejezqel/Ez. 18:20-22 - “El alma que pecare, esa morirá; el hijo no llevará el pecado del padre, ni el padre llevará el pecado del hijo; la justicia del justo será sobre él, y la impiedad del impío será sobre él. Mas el impío, si se apartare de todos sus pecados que hizo, y guardare todos Mis estatutos, e hiciere según el derecho y la justicia, de cierto vivirá; no morirá. Todas las transgresiones que cometió no le serán recordadas; en su justicia que hizo, vivirá.”

Yeshayahu/Isaías 1:16-18 - "Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo; aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda. Venid luego, dice YIHWEH, y reconvengamos: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana."

...44:22 - "Yo deshice como una nube tus rebeliones, y como niebla tus pecados; vuélvete a Mí, porque Yo te redimí."

Mika
/Miqueas 7:18-19 - "¿Qué Poderoso [hay] como Tú, que perdona la iniquidad, y deja pasar el pecado del remanente de Su herencia? No retuvo para siempre Su enojo, porque Se deleita en misericordia. El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados."

Analizando las ideas:

1: El alma que peca, muere.
2: La muerte por el pecado no es transferible, es decir, nadie puede morir por el pecado del otro.
3: Obedecer a Elohim trae bendición; desobedecerle trae maldición.
4: Solución: Hacer la justicia de Elohim, practicar Sus mandamientos apartándose de la impiedad.
5: Presentarse ante YIHWEH para reconvenir, y vindicar. Algunas versiones dicen "estemos a cuenta"; enfocándose más en el resultado de las obras de justicia ejecutadas de parte del que cree de verdad.
6: YIHWEH perdona por Su gracia (bondad inmerecida). Si los pecados son como la grana, aún rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana; como la nieve. Son sepultados en lo profundo del mar (una alegoría) por YIHWEH Mismo.
7: Los pecados nos serán recordados, pues Él los olvida, redimió, y deshizo todos los pecados.
8: Vivirá este justo, "en la justicia" que hizo.

Si el pecador, en la realidad de su muerte intransferible; si practica la justicia de Elohim, y se presenta ante Él, sus pecados serán olvidados y será totalmente emblanquecido. En la justicia que hizo, vivirá. YIHWEH lo perdona; echa los pecados en lo hondo del mar; ha redimido y ha disuelto todo pecado, y la rebelión.

Hay por tanto una actitud de parte del hombre, y otra actitud de parte de Elohim:

De Elohim: Ante todo gracia; luego el perdonar, olvidar, disolver los pecados, y dar la vida, trayendo bendición y shalom.

Del hombre: Hacer la justicia de Elohim; ir a Él: Creer a Él (creer es parte de dicha justicia), instruirse en Sus caminos, ponerlos por obra, volverse de los malos actos del pasado; corazón contrito y obediencia, dispuestos a rectificar y restituir según Su Torah.

Como dice el Salmo:

119:59-60 - "Consideré mis caminos, y volví mis pies a Tus testimonios. Me apresuré y no me retardé en guardar Tus mandamientos."

Según el Cristianismo

Romanos 3:24-26 - "...siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús."

Romanos 5:8 - "Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros."

Romanos 6:23 - "Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro."

Hechos 3:19 - "Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados..."

Galatas 3:11-13 - "Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: El justo por la fe vivirá; y la ley no es de fe, sino que dice: El que hiciere estas cosas vivirá por ellas. Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición..."

Coloseneses 2:6-7 - "Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias."

Colosenses 2:13-14 - "Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz..."

Hebreos 9:11-12 - "Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros... y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención."

1: La paga por el pecado es la muerte.
2: Por la ley (del griego nomos, así se llama a la Torah en el Nuevo Testamento) nadie se justifica para con Dios. Los que de ella dependen (para justificarse) están bajo maldición. Se cita al Profeta; que el justo por la fe vivirá.
3: Cristo se hizo maldición, siendo justo, y así nos redime de la maldición de la ley; la maldición ocasionada por el incumplimiento de la misma.
4: Cristo clavó en el madero el acta de decretos en contra nuestra, anulándola.
5: El que cree en Jesús tiene la vida, no verá muerte. Debe arrepentirse y convertirse. Esto también sería supuestamente un "nuevo pacto".
6: Esta justificación es gratuita de parte de Dios, y en Cristo Jesús.

En otras palabras, el pecador, en la realidad de su muerte, puede transferir esta muerte a Jesús, si se dispone a creer en él, y se presenta ante Dios. Sus pecados serán olvidados y totalmente emblanquecidos; en la justicia que hizo Jesús, vivirá. Dios los perdona por Cristo; quién hecha en su cuerpo el pecado de todos, habiendo obtenido así Jesús la redención eterna. Esta justificación es gratuita por la fe, pues según se dice el que hace las cosas de la Torah vive (no es de fe, sino de obras), pero ellos estarían "bajo maldición" por no aceptar a quién los redime de tal, que es Jesús. Solo por la fe hay justicia, y la fe en Jesús (vista dicha fe como un acto de creer intelectualmente; aceptar un convenio), pues las obras de la Torah traen maldición y muerte al no hacerlas. Hay por tanto una actitud de parte del hombre, y otra actitud de parte de Dios:

De Dios: Bondad; luego el perdonar y olvidar (por Cristo), y luego dar la vida.
Del hombre: Mantenerse creyendo en Cristo, arrepentirse y convertirse a éste.

Comentarios en torno a la salvación según el Tanak

Un primer detalle a considerar, es que aquel que practica la justicia de Elohim evidentemente es porque Le ha creído como parte de dicha justicia; y haber creído incluye Sus mandamientos. ¿Cuáles son Sus mandamientos? Su Torah: es decir, la instrucción presente en los libros de Mosheh/Moisés. Creer a Elohim en temor obediente es la base de todo esto. Así interviene precisamente el concepto hebreo de emunah, que designa básicamente fidelidad, es decir, mantenerse en una actitud de creencia obediente, firme en un fin específico observando las premisas. De allí lo que dice el profeta, texto que ha tomado prestado el Nuevo Testamento, pero debe ser traducido correctamente: "El justo por la emunah/fidelidad vivirá..." (Jabaquq/Habacuc 2:4). Nos dice lo mismo que hemos analizado más atrás, es decir, que por la emunah vivirá el justo, es que por la justicia que hizo vivirá; pues la justicia la hace porque es fiel a YIHWEH; a Sus disposiciones.
 

La armonía entre la Torah y los Profetas:

"Be'Amunatô yij`yeh" (Hab. 2:4)

"...por la fidelidad, vivirá"

"Betzidqâtô 'asher- `âsâh yij`yeh" (Ez. 18:22)

"Por la justicia que hace, vivirá"

'Asher ya`aseh 'otâm hâ'âdâm wâjay bâhem 'Aniy YIHWEH (Lv. 18:5)

Quien los haga, el hombre vivirá por ellos. Yo YIHWEH.

>>> "El justo por la fidelidad, o la justicia que haga, o haciendo la Torah, vivirá."

Fidelidad (actitud, bondad): Actitud de mantenerse en obediencia a la Torah.

Justicia (consumación): Torah cumplida.

Estas cosas; ellas (objeto, la verdad): La Torah, los mandamientos.

 

La descontextualización de la Teología Paulina:

Ho díkaios ek písteoos zeésetai (Gal. 3:11)

"El justo por fe vivirá"

"ho dé nómos ouk éstin ek písteoos all Ho poieésas autá zeésetai en autoís" (Gal. 3:12)

"y la ley no es de fe, sino que dice: El que hiciere estas cosas vivirá por ellas."

1: Por fe se vive.
2: Por hacer la Torah (ley) se vive.
3: La Torah no se corresponde con este principio de la fe paulino.
>>> FE es distinto que Hacer

Si fe es distinto que hacer, tal cual la definición del hebreo. ¿Por qué Pablo usa este texto con la definición griega en su propio escrito? O bien la lengua hebrea y texto hebreo cambian, o bien simplemente se necesitaba justificar una nueva doctrina, y tomaron prestado del texto hebreo, torcieron, y luego escribieron su nueva doctrina en su propio escrito.

 

Nótese por favor que la palabra hebrea "Be" es idéntica en "En la justicia", y en "Por la fidelidad", lo cual puede ser traducido como "en" o "por": Por, y en la fidelidad vivirá el justo; y por, y en la justicia que hizo vivirá. La clave está en que justicia y fidelidad apuntan a lo mismo, esto es, justicia es Torah en acción, y fidelidad es la actitud del hombre que cumple esa Torah; por tanto hace justicia. El verbo en modo imperfecto de parte de Ez. 18:22 denota que el juicio puede ser ejecutado sobre alguien que HACE algo; una acción no consumada sino en curso. Indica de hecho, que la doctrina cristiana de la justicia eterna en Cristo no es según el Tanak. Solo se puede juzgar como pecado para muerte o justicia para vida algo en progreso. Haciendo esto (justicia), estemos a cuenta con YIHWEH, que todos nuestros pecados son lavados, emblanquecidos como la nieve. Él mismo los arroja al fondo del mar, y Se olvida totalmente de ellos, trayendo la bendición.

Otro concepto de extrema importancia, es que en el Tanak no existe el concepto de muerte vicaria; es decir, aquella alma que peca le corresponde la muerte a dicha alma; ninguna otra persona puede morir en lugar de ésta. La responsabilidad de enfrentar la muerte por el pecado es individual; no es transferible a nadie, ni por amor, ni por nada. La noción de que alguien de la vida por otro es para muchos sublime y tierna, pero no es acepta ante YIHWEH. Él tiene otra forma de llevarnos a la vida, y ya vimos que es la posibilidad de arrepentirnos, y practicar Su justicia creyendo a Él en temor obediente; pues Él Mismo nos ha redimido en el poder que Le es inherente; no necesita de nada ni nadie más. Esto es además de sublime y tierno, reparador y edificante, pues corrige y eleva al hombre poniéndolo donde debió estar desde el principio: Sojuzgando y administrando la tierra, disfrutando de ella; no con ésta en contra por la desobediencia. Por tanto: Si por la desobediencia se cae, por la obediencia se levanta.

Comentarios adicionales en torno a la salvación según el Cristianismo

En cuanto a justificar (absolver), según esta teología las obras no significan nada. De hecho, se dice que depender de estas obras es maldición. Solo la fe (como concepto) puesta en la justicia hecha por Jesús (en sus obras, no las nuestras) es que hay justicia, cese de toda maldición, y eterna redención. Se dice que siendo justo se hizo maldito para anular toda maldición en contra del hombre, y poner en su cuerpo todos los pecados de ellos, para siempre. Hay problemas conceptuales que enfrentar aquí en relación al Tanak, como adelantamos, pues Elohim jamás permite que un justo muera por el pecado del injusto. Inclusive declara enfáticamente todo lo contrario, esto es, que en todo caso el injusto es rescate del justo (Pr. 21:18; Is. 43:3).

También hemos de aclarar que el concepto de mediación, de intervención, está dado en el Tanak. Lo que no está dado es aceptar la muerte vicaria, es decir, de que un justo se haga maldito, y ésto sea dado por el pecado de los demás. Mosheh/Moisés ofreció algo así; ser quitado del libro de YIHWEH sino perdonaba el pecado del pueblo. Sin embargo YIHWEH le replicó que al que pecara contra Él, Él Mismo lo quitaría de Su libro.

Éx. 32:31-33 "Entonces volvió Mosheh a YIHWEH, y dijo: Te ruego, pues este pueblo ha cometido un gran pecado, porque se hicieron elohim de oro, que perdones ahora su pecado, y si no, quítame ahora de Tu libro que has escrito. Y YIHWEH respondió a Mosheh: Al que pecare contra Mí, a éste quitaré Yo de mi libro."

Un sacerdote puede pedir por el pueblo, y éste es perdonado. Pero esto no tiene nada que ver con que alguien de la vida por usted, y que ejerciendo fe (creyendo) en esto haya salvación; y menos aún que solo de ese modo haya tal salvación. Al margen de haber redefinido el Cristianismo lo que es salvación, dándole un sentido de inmortalidad a la manera de dioses. En la Torah salvación es librar nuestra vida ahora, vivir en shalom y bendición. Para el Cristianismo esto tiene que ver con una vida de ultratumba. Es decir, mantiene una creencia pagana al respecto. El Judaísmo y diferentes Movimientos Mesiánicos y Nazarenos no son ajenos a esta creencia mitológica.

El concepto de emunah/fidelidad es visto como estar bajo maldición para los que de esta Torah dependen. El declarar que el justo que vive por su fidelidad está bajo maldición por su dependencia de las obras de la Torah, es incompleto y además incorrecto, por las siguientes razones:

A) El concepto hebreo de emunah, como vimos, es fidelidad, que parte e incluye el creer, pero no es todo: Si estoy ante la posibilidad de ejecutar justicia como enmienda de mi vida anterior, si debo hacerlo. No puedo decir que creo, y que por ser esto justicia (Gn. 15:6) allí queda todo.

B) Si en esa vida de fidelidad se comete falta, existe la posibilidad de arrepentirse, y seguir por el proceso ya detallado inicialmente en cuanto al Tanak.

C) Si el pecado es olvidado, no hay razón para pensar que se está bajo maldición, pues esto es claramente negar la gracia que abunda en YIHWEH, y que manifiesta en todo momento. Es negar Su poder y determinación que le es inherente solo a Él como único Elohim para redimir. Es el único que quita toda maldición y redime todo pecado. De hecho, el Tanak declara que YIHWEH echa los pecados al fondo del mar; por tanto no hay razón para siquiera suponer que un tal Cristo los deba colgar sobre su cuerpo en un madero, ni tampoco anular un inexistente acta de decretos en contra nuestra. Acta de decretos, y la necesidad de colgar sobre un madero los pecados es lisa y llanamente negar la suficiencia de la determinación de Elohim Mismo en hacer todo esto. Ya hicimos las citas donde se denota que todo esto lo hace Él. No hay anuncio en el Tanak que ésto era un hecho a consumarse a futuro, y menos por medio de un Cristo. Si de lo que habla el Nuevo Testamento es que por fe en Jesús se vive, entonces es el concepto propio de esta religión; que por creer en él, que él hizo la justicia, es la vida, y no hacer lo que dice la Torah: que la vida es por hacer la justicia nosotros (ser fieles, tener emunah); lo cual enaltece al hombre, y su relación con Elohim. Si bien para el Cristianismo las obras no significan nada en este sentido, para YIHWEH si que significan las obras de justicia, pues implican fidelidad. El Nuevo Testamento en griego traduce esta palabra hebrea del profeta como "pistis", es decir, creer algo, estar convencidos de que es así.

La mayoría de los Judíos se ha mantenido firme en el concepto según Torah de lo que es salvación y como la dispensa Elohim; y no es un pecado su firmeza en tal noción, tal como difaman en el Cristianismo y sus paralelos disfrazados de Judíos; lo ya citados Mesiánicos y Nazarenos, y los misioneros en general.

El preconcepto erróneo se origina en las mismas palabras del Nuevo Testamento, donde se presenta a la Torah como una forma de mostrar el pecado; como una herramienta transitoria puesta por Elohim para revelar el pecado en el hombre; inclusive muy difícil de cumplir. Así, el ejercicio de la misma jamás puede redundar en justicia para el hombre de modo de ser acepto ante Elohim. Se dice que solo Jesús pudo cumplir "la Ley", y que haciéndose maldito por nosotros se instrumenta un mecanismo de justicia que consiste en creer en él, y de esa forma habría supuestamente plena entrada por su muerte y resurrección. El agregado sería, en el caso del Cristianismo (no todos los nazarenos), que además ya no se estaría "Bajo la Ley", esto es, al no depender más de ella para la justicia, precisamente por la fe en Jesús, entonces el hombre queda libre tanto de obedecerla, como de la maldición ocasionada por no obedecerla. Si esto fuera así, entonces el plan de Elohim es un fracaso desde el principio, pues daría una Torah que no podría ser ejecutada por el hombre de modo de manejarse según Su justicia, y además el quebrantarla no ocasionaría ningún efecto adverso para el hombre, redundando en el consiguiente estado de ilegalismo, que inclusive vemos reina en este mundo. Tampoco habría ningún tipo de bendición y shalom por hacerla, tal cual calumnian, pues el Tanak nos comenta de la bendición que es andar en la Torah.

Analogía: Es como si una ley de tránsito fuera imposible de cumplir por los ciudadanos, y solo puede ser cumplida por un super-conductor; un conductor único de fórmula uno ya nacido para eso. Así, la justificación estaría en ejercer fe en que este ficticio conductor de F1 cumple la ley de tránsito por nosotros, y luego se hace violador de la ley para pagar nuestras deudas. Y no solo eso, sino que además los que queden exentos por él no tendrían ya necesidad de cumplir la ley de tránsito, pues "no estarían ya bajo la ley de tránsito" (¿?); y para cerrar con broche final, además tampoco habrían consecuencias en el tráfico por violar dicha ley (equivale a maldición) ¿Denigrante y absurdo, verdad? Lamentablemente es el concepto que el Cristianismo tiene de la Torah, y la que llaman "justicia del antiguo pacto"; y la teología paulina es la responsable. Este predicador conocido como apóstol Pablo en el Cristianismo, y como rav Shaul en los movimientos nazarenos y mesiánicos es quién establece esta teología, llamando a los que buscan la obediencia a la Torah: "bajo anatema", y aún como que se busca la justicia de una "forma propia".

Así es como habla del Israel de su época:

Romanos 10:3-4 - "Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios; porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree."

El llama a esto "la justicia de Dios", indicando que el fin de la ley es Cristo, para justicia por la fe en él. Pero ya vimos que la plenitud se alcanza por la obediencia a la Torah en el temor de YIHWEH, lo cual es el marco correcto de la definición de emunah, donde creer es el inicio, de modo que no hacía falta acuñar nuevos conceptos, ni menos superponerlos sobre la instruccíón dada a Israel. De allí el éxito que este predicador tuvo entre los gentiles desconocedores de la Torah, pero no en los Judíos; al menos donde saben muy bien qué es la Torah, y cual es su fin. Es decir, según esta enseñanza incorrecta, la justicia no es por hacer dicha Torah sino por creer en alguien que la hizo, y luego de haber aceptado ese hecho, ya no debes guardarla. ¿No suena más esto como una artimaña para discontinuar la palabra de YIHWEH, más que como salvación?

La noción de Torah difícil de cumplir lo refuta la misma Torah:

Dt. 30:11 - “Porque este mandamiento que Yo te ordeno hoy no es demasiado difícil para ti, ni está lejos...”

La Torah es árbol de vida (Pr. 3:18), pues su ejercicio implica vivir por/en la justicia. La Torah es la expresión de la voluntad de Elohim Mismo, por cuyo ejercicio se ubica al hombre en la posición que le correspondió siempre estar. Por el contrario, el quebrantarla es muerte y maldición; eso está claro desde el mismo principio.

Sal. 119:59-66 - "Consideré mis caminos, y volví mis pies a Tus testimonios. Me apresuré y no me retardé en guardar Tus mandamientos. Compañías de impíos me han rodeado, mas no me he olvidado de Tu Torah. A medianoche me levanto para honrarte por tus justos juicios. Compañero soy yo de todos los que Te temen y guardan Tus mandamientos. De Tu misericordia, YIHWEH, está llena la tierra; enséñame Tus estatutos. Bien has hecho con Tu siervo, Oh YIHWEH, conforme a Tu palabra. Enséñame buen sentido y sabiduría, porque Tus mandamientos he creído."

La panacea es creer a Elohim y a Sus mandamientos, seguido de no tardarse en obedecerlos, como dice este Salmo. Estos mandamientos dados por Él no son ni difíciles de cumplir ni están fuera de nuestro alcance, y la responsabilidad de guardarlos es individual, nadie puede guardarlos por nosotros, ni menos morir porque nosotros no los guardemos; esto es un artificio ideado inexistente en el Tanak. Nótese como obediencia a la Torah está unida también a misericordia; no son elementos aislados. El Cristianismo da a entender que la gracia vino por Cristo, y que es otra forma de justicia; la nueva forma que Elohim supuestamente pone de manifiesto, ventajosa sobre la anterior.

Volviendo a la analogía del tránsito: Nos corresponde a cada uno guardar esta ley; si cometemos falta nadie puede pagar en lugar nuestro, ni tampoco nadie puede aprender a conducir y andar por la calle por nosotros. Es enteramente responsabilidad de cada uno. Si cometemos falta, para eso existe el enmendar el error, corregir, y luego volver al tránsito. Esto elevará al conductor en su carácter de tal, traerá orden en las calles, y además la población estará más segura. El ejercer fe en que Schumacher, Lauda o Fangio son los mejores conductores, que cumplen la ley de tránsito por nosotros, no nos justifica, ni tampoco mejora el tránsito en las calles. Solo mantendrá en la total ignorancia y desorden el tránsito, y de mal en peor.

Asi, y volviendo al tema expuesto, por increíble que parezca, la religión se ha encargado de opacar estos principios hasta lógicos en cuanto a las leyes de Elohim, y así reina el más absoluto ilegalismo, y efectivamente la maldición y la muerte, bajo un falso argumento de fe y amor al prójimo. Se habla de una cosa, pero la realidad muestra otra. Cuando nos dicen que creen en el que llaman Antiguo Testamento en realidad es un formalismo superfluo.

¿Es la Torah, por tanto, de fe? A modo de conclusión.

Es aquí donde se plantea la pregunta fundamental, y donde se evidencia el cambio de doctrina de parte del Cristianismo; esto es, del Nuevo Testamento. Ya vimos que según esta doctrina la salvación no es por las obras de la Torah, sino que es de fe. Ahora bien, ¿de qué tipo de fe estamos hablando?. El concepto de fe como una idea de que algo existe, o es de cierta y determinada manera, es una cosa. ¿Acaso el poner por obra los mandamientos de Elohim no requiere creer que algo es de cierta y determinada manera? ¡Desde luego que lo requiere! Luego, de acuerdo con la Torah, se demanda una actitud de poner en práctica eso que la persona cree, y así todo el proceso se cierra. Sin embargo el Nuevo Testamento denota que es la creencia en sí lo que permite vivir al hombre, y es allí donde toma prestado ilegítimamente sacando del contexto el pasaje de profeta, y traduce "fe", no "fidelidad". En ese caso asume que es por la fe puesta en alguien que tuvo emunah/fidelidad verdadera es la única forma que usted puede ser salvo; y deja de lado el concepto de fidelidad del cual usted es responsable, y es árbol de vida para los que así proceden. Por tanto, la definición correcta es que la Torah es de emunah/fidelidad, es de creencia seguido de obra. Si esta actitud falla, está el volverse a Elohim como el medio que Él provee para poder subsanar la situación.

Es lo que dice la Torah:

Lv. 18:5 - "Guardad Mis preceptos y Mis normas. El hombre que los cumpla (por emunah/fidelidad; por la justicia que hizo: Hab. 2:4; Ez. 18:22), por ellos (bahem) vivirá. Yo, YIHWEH."

Es decir, todo cierra perfectamente entre las palabras de los profetas y lo que dice la Torah; y la perfecta y maravillosa forma que Elohim ha dado para ser salvo. Si algo es perfecto no necesita ser cambiado.

Sal. 19:7 - "La Torah de YIHWEH es perfecta, que alimenta el alma..."

Sin embargo, Pablo, y usando los conceptos de emunah/fidelidad involucrados, presentándolos por la palabra griega pistis (fe), dice lo siguiente, si tradujéramos bien las palabras hebreas de los profetas:

"Y la Torah no es de fidelidad, sino que dice: el que hiciere estas cosas vivirá por ellas..."

¿Cómo no será de fidelidad algo que está para vivir por su práctica? ¿Cómo puede practicarse algo, y no ser fidelidad de lo que se requiere? ¿Cómo Elohim va a dar un árbol de vida, para luego quitarlo y redefinirlo con otra cosa? Vemos así lo incoherente de la teología de Pablo, donde el juego de palabras y mala traducción son componente fundamental a efectos de presentar con otro significado el concepto hebreo de fe; y de hecho, lo ha tomado de los profetas, de modo que pudiera ser proyectado al futuro.

Inclusive Pablo también cita la Torah en el caso de Abram:

Romanos 4:22 - "por lo cual también su fe le fue contada por justicia."

Gn. 15:6 - "Y creyó a YIHWEH, y le fue contado por justicia."

Pero una vez más, aquí el término hebreo es אָמַן amán, relacionado estrechamente en actitud y etimología con אֱמוּנָה emunah, designando ser firme, fiel, leal, permanencia en algo. La palabra amén tiene esa misma raíz; cuando decimos Amén, estamos declarando "Así Sea", es decir, firmeza y cumplimiento. En otras palabras, la actitud de amán de Abraham fue en el marco de confianza y fidelidad que le tuvo a Elohim, desde luego lo cual incluye los mandamientos, no una mera idea mental de creer que algo es de cierta manera, y que otro ser hace los mandamientos por nosotros.

Justicia entonces está asociado a obedecer nosotros, no creer que alguien la hace en nuestro lugar.

 

por: Leonardo F. Betetto
En la Brit Milah/Pacto de Circuncisión